Análisis/Salud: debate desenfocado

La controversia está desvirtuada ya que no se tratan los verdaderos problemas del modelo.

El debate político y de intereses sobre la reforma al sistema de salud se halla centrado en cuatro aspectos: la eliminación de las EPS, la supresión de la integración vertical de las mismas, la formación autónoma de especialistas por los hospitales, y el alcance que tendrá Mi Plan. Salvo por este último, las discusiones sobre los otros tres temas se encuentran desenfocadas de las necesidades fundamentales del sector.

El que estén en la palestra pública, lo que demuestra es la habilidad con la cual algunos grupos han sabido tramitar sus intereses ante los poderes públicos. Satisfacerlos agravaría las dificultades del sistema y ahondaría la crisis financiera que este padece.

Veamos por qué. La eliminación de las EPS (eufemísticamente llamada la desaparición de la intermediación) esconde el propósito de algunos por suprimir la figura del comprador inteligente y articulador del paciente con el prestador de servicios y el pagador de los mismos.

Esta figura existe en cualquier modelo de salud. Desde los anglosajones, el alemán, los escandinavos y el norteamericano. En unos, la función la ejerce directamente el Estado y en otros, han creado agencias de carácter privado o mixto que cumplen con esa tarea. Su presencia no es simpática, pero su ausencia sería gravísima. El fondo común de recursos financieros del sistema debe alcanzar para todos los colombianos de manera equitativa. Sin ese articulador, es como si en una familia el jefe del hogar les dijera a sus miembros que adquieran lo que consideren necesario y carguen a su cuenta todos esos gastos; se quebraría. Semejante a lo que le ocurrió a nuestro sistema por los recobros al Fosyga. Todos los agentes del sector se dedicaron a adquirir sin control o mediante esguinces a los controles, porque papá Estado pagaba.

Así las cosas, la figura del articulador y comprador inteligente debe permanecer en el sistema de salud, con funciones claras, responsabilidades definidas y vigilancia estrecha sobre su accionar. En cuanto a la supresión de la integración vertical de las EPS, también esconde un conflicto entre intereses.

De la forma en que está planteada es parcial y parcializada. No es racional obligar a las EPS del régimen subsidiado a contratar con la red pública (una forma de integración) y a la par eliminar la integración vertical de las EPS del contributivo.

Tampoco es procedente focalizar el tema en un solo agente del sector, cuando existen varias formas de abuso de posición dominante de otros agentes. La Ley 1122 aprobó la necesidad de regular estos abusos de cualquier actor del sistema, así como el establecimiento de medidas antimonopolio; ¿por qué no se reglamenta? La discusión sobre la formación de más especialistas está también desenfocada de las necesidades que tiene el sector.

Es claro que se requiere estimular la presencia de ciertos tipos de especialistas y subespecialistas. Esto se logra con mayor capacidad regulatoria del Ministerio y con estímulos para que esos profesionales no continúen concentrándose en las grandes capitales.

Pero el debate de fondo en cuanto al talento humano tiene que ver con la necesidad de cambiar el modelo de atención en salud para que nos permita fortalecer la capacidad resolutiva del nivel primario y esencial, mediante el empoderamiento del médico general, del médico de familia y del grupo interdisciplinario de profesionales que mantenga la población sana. Esos equipos bien formados pueden atender y resolver el 80 por ciento de las condiciones que se enfrentan en medicina.

La prevención de la enfermedad y la promoción de la salud no se realizan con más especialistas. Con ellos se estimula la atención curativa, el alto costo y la utilización de tecnologías muy onerosas para el sistema, que se requieren en condiciones muy específicas.

El debate está desenfocado. No se tratan los verdaderos problemas del modelo de salud. Por ejemplo, ¿Cómo vamos a asegurar la sostenibilidad financiera del sistema? ¿Cómo superaremos las inequidades territoriales de acceso que subsisten? ¿Y las que permanecen entre los quintiles económicos? O como dice una buena amiga, ¿cómo hacemos más con lo mismo y no más de lo mismo?
Augusto Galán Sarmiento
Exministro de Salud

Anuncios

Etiquetas: , , ,

About Noticias Manizales

Noticias Acerca de Manizales Colombia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: