Salud, reforma riesgosa

La reforma a la salud marcha rauda en el Congreso de la República. Esta incluye, entre otras cosas, la creación del Fondo Salud Mía, la definición de un plan único de salud -Mi Plan- y la determinación de las tareas de los Gestores de Salud.

El Gobierno se muestra satisfecho con el avance y con el contenido de la reforma. El ministro de Salud, Alejandro Gaviria, considera que con la misma se están planteando soluciones de fondo a los problemas estructurales que, de tiempo atrás, aquejan al sector.

Sin duda, la reforma propone cambios sustanciales al actual sistema. Uno de los más polémicos es la creación del Fondo Salud Mía.

Dicho Fondo, que contará con un régimen de contratación pública, manejará todos los recursos del sistema, hará los recaudos, los administrará y les girará directamente a los diferentes actores del sector salud.

No obstante que la idea es centralizar las distintas funciones en Salud Mía, se contempla la tercerización de algunos procesos, como los de afiliación, recaudo, administración, pagos y giros.

Según diversos expertos, la operación de un único fondo con múltiples funciones puede convertirse en un gran dolor de cabeza para el sistema y, de contera, para los colombianos.

Se señala, por ejemplo, el fenomenal reto operativo y administrativo que implica la concentración de diversas funciones en un solo ente público. Hay quienes se preguntan si no es mejor utilizar opciones vigentes, como el Fosyga, que, con los adecuados ajustes, podría ser más eficiente.

Aunque para muchos el manejo centralizado de la información en Salud Mía es factible y necesario, las exigencias operativas del resto de funciones bien pueden llevar al colapso del Fondo.

Además, un solo ente que concentre el manejo de todos los recursos de la salud del país puede convertirse en un atractivo foco de politización, corrupción y malos manejos.

De no adoptarse las medidas pertinentes, estos riesgos pueden llevar al fracaso del modelo propuesto, pues Salud Mía es una pieza neurálgica del mismo.

El otro gran cambio que implica la reforma es la transformación de las EPS en Gestores de Servicios de Salud. Esta nueva figura se encargará de acompañar a los afiliados en su tránsito a través del sistema. Los Gestores podrán operar el Régimen Contributivo y el Subsidiado.

Esta transformación implica que, en la práctica, se acaban las EPS que han sido un eje esencial, pero incompleto y limitado, de la Ley 100.

Está por verse si las EPS le van a jugar a la transformación o si, alternativamente, van a surgir nuevos entes que asuman la función de los Gestores. La operación correcta y adecuada de estos va a depender de cómo se establezcan los incentivos para su operación.

El articulado de la reforma contempla otras transformaciones que, aunque necesarias, generan grandes cuestionamientos acerca de su eficacia práctica. Entre ellas están el establecimiento de un nuevo mecanismo de inclusión y exclusión de tratamientos y la elección de los gerentes de los hospitales por los alcaldes y los gobernadores.

El proyecto de reforma a la salud plantea transcendentales cambios en las estructuras del sistema, cambios que, a pesar de las buenas intenciones que los inspiran, implican grandes riesgos de que la medicina suministrada resulte peor que la enfermedad.

Confiamos en que el buen juicio del Gobierno y del Congreso evite que, con la aprobación del actual articulado de la reforma, el país cargue con otro fracaso anunciado.

Anuncios

Etiquetas: ,

About Noticias Manizales

Noticias Acerca de Manizales Colombia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: