¿Por qué un plan tortuga para la reforma de la salud?

El proyecto chocó esta semana contra una verdadera pared de hierro: el Senado.

El plan tortuga que le aplicaron a esta iniciativa en el Capitolio no solo frenó en seco su trámite, sino que dejó al descubierto el descontento que sienten los legisladores con el Gobierno por varios aspectos.

Hay muchas razones detrás de esta decisión que no contribuye, en nada, a mejorar la ya desprestigiada imagen de los legisladores, en plena campaña para su reelección.

Aunque el pasado martes el presidente Juan Manuel Santos se reunió con la Unidad Nacional y se acordó que esta iniciativa sería la prioridad legislativa, literalmente le hicieron ‘conejo’ al Jefe de Estado.

Si bien hasta la semana pasada había quienes creían que este proyecto se podría hundir por desinterés del Gobierno, el espaldarazo a la iniciativa por parte del propio Santos y el compromiso de la Unidad Nacional para tramitarlo hizo creer que la iniciativa prácticamente sería pupitriada.

Pero el primer campanazo se dio precisamente a las pocas horas de la reunión en la Casa de Nariño. Los 34 impedimentos de congresistas radicados ante la plenaria se convirtieron en el primer freno, pues hay que votarlos uno a uno.

Ese día se creyó que el tedio y la jartera de los ‘padres de la patria’ en una sesión pesada fue lo que desbarató el quórum cuando solo se habían votado 12 de los impedimentos.

Por eso, confiados en que todo se debió a esa pereza de la sesión, este miércoles en la mañana los ministros de Interior, Aurelio Iragorri, y de Salud, Alejandro Gaviria, se reunieron con los voceros de las bancadas para alinearlos y que llegaran en la tarde a votar.

El presidente del Senado, Juan Fernando Cristo, y los ministros llegaron convencidos que la votación de los impedimentos que faltaban sería muy rápida y que el recinto estaría lleno de congresistas. Pero no fue así. Solo aparecieron 46 y mínimo se necesitan 50.

Fue a partir de ese momento que quedó claro que la Unidad Nacional necesita más aceite y que puede haber compromisos de los capitanes de los partidos, pero que el grueso de la tropa tiene otros intereses.

¿Qué dice la reforma?

El proyecto que está frenado es el que desarrolla legalmente la ley estatutaria de reforma de la salud que el Congreso aprobó el semestre pasado, con el cual se cambió el concepto del sector para que pasara a ser un servicio y dejara de ser un negocio.

El proyecto que ahora está pendiente de segundo debate en la plenaria del Senado, que de hecho ha sido imposible votar en siete sesiones, tiene un punto clave que es el que genera polémica. Se trata del tema relacionado con la restructuración de las Empresas Promotoras de Salud (EPS).

El cambio sustancial es que dejarán de manejar recursos, como lo hacen hoy en día, para convertirse en administradoras, gestionando “la prestación de servicios de salud en un área de gestión sanitaria”.

Para dar este paso, según el proyecto de ley, se da un plazo de 2 años de transición para garantizarles a los usuarios la prestación del servicio y de los tratamientos médicos que estén tomando.

Al parecer, según se dice en voz baja en el Capitolio, esta es la nuez del asunto y a lo que se oponen las EPS y por lo que estarían haciendo un intenso lobby para modular o tumbar este tema.

¿Por qué no se vota?

El senador Juan Lozano (uribista) cree que el problema radica en que la Unidad Nacional “no le está marchando” al presidente Santos.

Otros como el senador Armando Benedetti consideran que buena parte de la molestia se debe que están disgustados porque el Gobierno no ha hecho nada para recuperarles el sueldo que les recortó una decisión del Consejo de Estado. (Lea aquí: Descontarán unos 800 mil pesos por día a senadores que se ausenten)

Incluso, el propio ministro Iragorri admitió que la reforma de la salud es un proyecto en el que hay muchos intereses y por eso no descartó que haya habido cabildeo de empresas con intereses en el sector.

Iragorri también dejó muy claro lo que estaba pasando, cuando dijo entre en broma y en serio que ahora los congresistas lo saludan es “qué hay”.

El senador conservador Gabriel Zapata aseguró que “hay una fuerza extraña externa que está presionado para que no se apruebe el proyecto”. Se refirió a sectores interesados en que la salud sea un negocio.

A esto también hay que agregar que el ministro Gaviria, que viene de la academia, todavía no ha podido conectar con los congresistas. Y eso sí es un problema. Por eso, al término de la sesión de este miércoles, se limitó a decir que “habrá que insistir”.

Por ahora, el presidente del Congreso, Juan Fernando Cristo, dijo que la iniciativa se sacará del orden del día para evitar que siga entorpeciendo el desarrollo de las sesiones.

Y, además, Cristo determinó que a quienes no asistieron a la plenaria no se les pagará ese día de sueldo, medida que se aplicará para sesiones futuras, si no demuestran una justificación para haber faltado.

“Le hemos dado prioridad en el Senado a esa reforma”, dijo Santos el martes desde la Casa de Nariño rodeado de los presidentes de Cámara y Senado y de los partidos políticos, pero, por los hechos, parece que poco caso le hicieron en el Capitolio.

Anuncios

Etiquetas: , , ,

About Noticias Manizales

Noticias Acerca de Manizales Colombia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: