Alarma por el lucrativo negocio de falsificar medicamentos

Según estudio, este mercado fraudulento creció 90% de 2005 a 2010. Mueve anual US$ 75.000 millones.

Falsificar medicamentos de uso común podría ser un negocio más lucrativo que el de las drogas ilícitas. A esta conclusión llegó el Instituto Internacional de Investigación de las Falsificaciones de Medicamentos (Iracm), con sede en Francia, en un informe divulgado este miércoles.

Dicho análisis cita, entre otros estudios, los realizados por el Center for Medicine in the Public Interest, de Estados Unidos, según los cuales este mercado fraudulento creció un 90 por ciento entre el 2005 y el 2010, y ya mueve unos 75.000 millones de dólares anuales.

 

Eric Pryzswa, autor del informe, llama la atención sobre esta práctica, a la que califica de “criminal”, por los graves efectos que tiene sobre la salud individual y colectiva en el mundo.

De acuerdo con Iracm, en pocas décadas este pasó de ser un negocio de pequeñas redes a uno manejado por organizaciones transnacionales y estructuras mafiosas, que tocan diferentes pilares de la sociedad organizada, entre ellos particulares, agencias estatales y gobiernos corruptos de algunos países.

El informe señala a China como principal productor de fármacos de esta clase, muy por delante de India y Rusia, que aprovechan la falta de control y la debilidad institucional de países en vías de desarrollo, como los africanos, latinoamericanos y algunos asiáticos, para mover el negocio.

Todos los medicamentos –señala Pryzswa– son susceptibles de ser falsificados o adulterados, desde antibióticos, antiparasitarios y anticonceptivos, hasta las complejas drogas contra el sida y el cáncer, que se venden por toda clase de canales, incluido el Internet.

A conclusiones similares han llegado organismos como la Organización Mundial de la Salud, que, tras advertir recurrentemente sobre el incremento de esta actividad ilegal, ha lanzado alarmas sobre sus efectos.

Calcula que cada año unas 200.000 personas en regiones pobres del planeta podrían morir como consecuencia directa o indirecta del uso de fármacos falsos para el tratamiento de la malaria.

En un informe de la Organización Panamericana de la Salud sobre este tema, Marcelo Paretta, miembro del Colegio de Químicos Farmacéuticos de Argentina, señala que “falsificar medicamentos ‘legales’ es mucho más atractivo que traficar con cocaína u otras drogas ilícitas, porque las autoridades persiguen menos a estos delincuentes, y los dineros entran rápidamente a un circuito donde se blanquean con prontitud”.

Abundan los ejemplos sobre las devastadoras consecuencias de este negocio criminal. Hace algo más de una década, 2.500 personas murieron en Níger (África) tras haber sido inmunizadas contra la meningitis con una vacuna adulterada.

En la misma época, unas 100 personas murieron en Haití tras tomar un jarabe para la tos que estaba fabricado con un refrigerante para carros (dietilenglicol).

Fernando Sánchez Torres, presidente de la Academia Nacional de Medicina, advierte que los desenlaces no siempre son mortales: “Muchos de estos fármacos no solo producen efectos colaterales, sino que no cumplen con su función de curar. Y eso para cualquier enfermo es devastador”.

Internet, caldo de cultivo para el negocio

El informe de Iracm también llama la atención sobre el florecimiento de esta actividad criminal en Internet.

Resalta el caso de Igor Gusev, quien en el 2000 creó Galvmed, una de las redes más importantes de distribución de medicamentos falsificados a través de la web. Gracias a un programa de afiliación, intermediarios podían abrir su propia “farmacia” virtual en esta página prefabricada. La promoción de estas ‘droguerías’ se hacía vía spam, en foros y manipulando los motores de búsqueda.

Este mecanismo proporcionó a Glavmed ingresos anuales, en el 2011, por un millón de dólares.

Según la Alianza Europea para el Acceso a los Medicamentos Seguros, ese año el 62 por ciento de las pastillas compradas en la región a través de Internet eran falsas.

En Colombia es difícil medir el tamaño del problema

Según Francisco de Paula Gómez, presidente de Afidro (que agremia a las multinacionales farmacéuticas), el primer paso para enfrentar este problema es reconocer que existe: “Se ha creído que los medicamentos falsificados solo llegan al público a través del expendio directo, pero se sabe que hay redes que los introducen al sistema de salud a través de farmacias, hospitales, distribuidores y EPS, motivados muchas veces por los bajos precios”.

No obstante, Claudia Vacca, asesora del Ministerio de Salud en materia de medicamentos, insiste en que si bien el problema es real, no es posible establecer con certeza el tamaño del mercado de la falsificación de fármacos, porque las proyecciones económicas de este negocio, tanto en Colombia como el mundo, se hacen solo a partir del volumen de lo que se incauta. “Las acciones deben concentrarse, especialmente, en poblaciones de bajos ingresos y en zonas de frontera”, dice.

Por su parte, Alberto Bravo, presidente de Asinfar (que agremia a las farmacéuticas nacionales), sostiene que si bien en Colombia hay falsificación de medicamentos, el problema es marginal. “El núcleo del fenómeno en el país está en el contrabando de medicinas de alto costo, estimulados por los exorbitantes precios que las empresas americanas y europeas fijan”.

Los más ‘chiviados’ en el país

Para el Invima, el contrabando y la falsificación de fármacos sí son fenómenos en aumento, por lo que asegura haber desplegado medidas especiales para contrarrestarlos, de la mano de la Policía, la Fiscalía, la Superintendencia de Industria y Comercio y las secretarías de Salud.

“En lo que va corrido del año –dice Blanca Elvira Cajigas, directora del Invima– se han llevado a cabo 16 peritazgos y ocho delegaciones para aplicar medidas sobre fármacos de dudosa procedencia”.

Según el Invima, entre los más falsificados en los últimos años están: anticonceptivos como el Diane 35 y Mesigyna; antibióticos como el Meropenem; analgésicos narcóticos como el fentanilo, y productos biotecnológicos como Mabthera, Ultiva y Mirena.

Entre los más contrabandeados están: anticonceptivos como Diane 35, Mesigyna, Yasmín y Neogynón; antihemofílicos, como el factor VIII; biotecnológicos como el Humira, e incluso fármacos para la impotencia, como Levitra.

Por su salud, tenga en cuenta:

– Compre en farmacias y sitios autorizados. Revise que estos tienen su licencia de funcionamiento; debe estar expuesta al público.

– Revise empaques. Las cajas, envases y envolturas deben estar intactas. Rechace el medicamento si le genera dudas o tiene un mínimo deterioro.

– Registro sanitario. Todo medicamento debe tenerlo explícito en el empaque. Ante la duda, comuníquese con el Invima o la Secretaría de Salud.

– Nombre del laboratorio. Por ley las medicinas deben tener a la vista el nombre del laboratorio donde se elaboran; se sabe que las falsificadas ocultan este dato o no lo incluyen.

– Elementos de seguridad propios. Algunos laboratorios han implementado códigos en los empaques de sus medicamentos con el fin de evitar al máximo la falsificación de sus productos. Tal es el caso de los hologramas y códigos de barras.

– Lotes. Este dato debe incluirse obligatoriamente en las cajas y sirve para identificar el origen de cada producto.

– Fechas de vencimiento. No acepte medicamentos vencidos o sin que este requisito esté visible en los empaques de cualquier tipo de fármaco.

– Internet. Evite la compra de medicamentos, a través de Internet

– No se automedique. Los medicamentos de venta libre son los más falsificados; evite su consumo. Mejor visite al médico.

– Absténgase. Ante cualquier sospecha, no consuma el fármaco. Denuncie ante la Secretaría de Salud. Verifique más de una vez la calidad de lo que va a consumir, es su salud la que está en juego.

Anuncios

Etiquetas: ,

About Noticias Manizales

Noticias Acerca de Manizales Colombia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: