El día que Ángela Garzón decidió continuar el legado del vicepresidente

Mientras Ángela Garzón esperaba el despertar de su padre de un coma inducido, revivía el temor que sintió diez años atrás cuando su hermana, la mujer que más apreciaba en el mundo, fue asesinada. Temía que la amargura de entonces la volviera a conmover y se aferraba a Dios para esperar la recuperación de Angelino Garzón, el Vicepresidente de la República.

Seguramente el 2012 no sería el año más afortunado de su vida. Su papá era preso de un grave quebranto de salud. Su mamá, Luz Marina Caicedo, había sido diagnosticada con cáncer. El mismo mal le fue encontrado a Monserrat Muñoz, la segunda y actual esposa de Angelino y con la que Ángela ha tenido siempre muy buena relación.

El recuerdo que siempre tiene en su memoria, y que le da fuerza a pesar de lo nostálgico, fue la última vez que estuvo en un almuerzo con su papá, su mamá y todos sus hermanos. Fue poco antes de que Jenny Garzón, su hermana, fuera encontrada muerta en su apartamento en el año 2000. La recuerda cómo la mujer más importante de su vida, una arquitecta brillante, cuya desaparición aún hoy en día no tiene razón ni responsable.  La familia Garzón es víctima de la impunidad, y ella desde hace varios años se pregunta ¿Si el asesinato de la hija del vicepresidente sigue impune, qué pueden esperar otros casos en Colombia? Entonces vuelve a pensar en su papá, que entonces seguía en recuperación, y quien quizá en ese limbo también pensaba en la hija que ya no está, y la fuerza que debería reclamar para poder seguir acompañando a los que continúan vivos.

Angelino Garzón le enseñó a Ángela que sus discursos sobre perdón, respeto y humanidad no eran solo palabras. Aunque ella vio el dolor que produjo la pérdida de Jenny, reconoce que tuvo fuerza para recomenzar y ahogar los rencores que no la devolverían a la vida, y que solo amargarían sus almas. A la espera de cualquier noticia sobre la salud de su papá internado en cuidados intensivos, escuchaba en la prensa reiterados ataques e infamias contra el convaleciente. Lo que más le dolía era que los sueños de Angelino, y su legado, se hundieran en caso de su ausencia. “¿Qué pasaría con todo lo que había construido en su vida?, ¿qué pasaría con sus proyectos, con la gente a la que le estaba ayudando, con las defensas a los derechos que eran sus banderas?”, se preguntaba entre incertidumbres.  “Lo continuaré yo”, decidió al fin.

Angelino Garzón salió airoso del accidente cerebrovascular por el que le fue inducido el coma. Meses después  le fue detectado un cáncer de próstata del cual también dijo estar completamente curado a inicios de este año. Durante el tiempo de recuperación se especuló mucho sobre su renuncia política y la posible herencia que le haría a su hija Ángela. Con el paso del tiempo, el vicepresidente recobró la vitalidad y descartó retirarse del gobierno. Sobre el ingreso de Ángela sólo había rumores. “Y es que nunca me llamaron periodistas a preguntarme. Como le digo, desde la crisis de salud de mi papá yo ya lo tenía decidido”, bromea.

Para Ángela Sofía la política no es un mundo nuevo, en cambio las campañas y la exposición mediática sí. Me cuenta que de niña estuvo permeada por discursos sobre poder, sociedad, desigualdad, teorías políticas, filosofía, elecciones, violencia y derechos humanos. Nació en Bogotá, aunque sus padres son vallunos. Angelino de Buga, y doña Luz Marina, docente de física, de El Cerrito.

“Mi mamá no era persona que gastara en ropa, o en lujos, sino que gastaba sus ahorros en comprar libros. Y mi papá se separó de nosotros cuando yo era muy chica, pero cada vez que nos visitaba y podía estar en las noches, nos leía algún cuento”, relata.

 Angela-Garzón-1

Ángela Garzón estudió Filosofía en la Universidad Nacional y toda su experiencia profesional la debe al sector público. 

Su casa era un templo de libros, en el que había un altar para la Biblia, y montañas de otros textos regados por doquier. A los ocho años ya leía literatura universal. Tiene presente Nana de Émile Zola, Eugenia Grandet de Honoré de Balzac y los relatos de Sherlock Holmes.

Acompañaba discusiones de intelectuales y universitarios en las que participaba el afamado profesor italiano Carlo Federici, quien, dice Ángela Garzón, trajo la lógica matemática a Colombia. Ella escribía y compartía sus ensayos sobre cultura de convivencia ciudadana con Federici y el profesor Antanas Mockus, muy cercano amigo de su madre, y quien por cosas de la vida se convertiría en competidor de su padre en las elecciones presidenciales de 2010.

Ángela sobre todo es una mujer agradecida. Primero con Dios, de quien asegura jamás olvidarse y que le ha dado consuelo en los peores momentos de su vida, así como ánimo cuando alguna gloria la sorprende. Segundo con sus padres, con los dos, a quienes admira por haber surgido desde tan abajo; ni Luz Marina ni Angelino pudieron entrar a la universidad hasta que trabajaron para pagársela, y nunca expresaron voz alguna de resentimiento, ni mucho menos exigieron a sus hijos que debían también pasar tantas dificultades para tener una formación realmente valorable.

“A pesar de la pobreza mi mamá siempre fue muy creativa. En las fiestas especiales, como cumpleaños y Navidad, nos hacía sorpresas, regalitos sencillos sin necesidad de juguetes de lujo. Ella nos hizo una infancia muy feliz, que nos enseñó a apreciar las cosas bellas y sencillas de la vida”, asegura.

Su adolescencia fue más rodeada de adultos que de jóvenes, y poco fue noviera. Pero sí apreciaba alguna fiesta en la que sonara música brasileña o salsa, pues exalta que por su sangre corre el tumbao caleño. “Pero si soy o no buena bailarina, habrá que preguntarle a los parejos”.

De su pasado nada la arrepiente, solo que ahora no pueda volver a vivir las tradicionales vacaciones en el Valle del Cauca, cuando más amó la vida. Sus viajes con sus padres y hermanos resultaban en el esperado ‘paseo de olla a rio’. Se bañaban todos en las aguas del Pance y La Chorrera del Indio. Hacían sancocho de leña y veía encantada que Angelino lanzara a su hermana a la parte onda. Ella era muy tímida y prefería quedarse en la orilla, donde las piedras dificultan el caminar descalzos. Luego en su mente está la carretera entre Palmira y Cali, rodeada de árboles y flores, que recorrían en carro con los tíos y primos escuchando salsa. Las fiestas decembrinas en la sucursal del cielo y la gran feria de Cali. Hace poco volvió a pasar por esos sitios y lo que más nostalgia le produce son los ríos, hoy secos o contaminados.

“Siempre he sido Liberal”

En 1996, recién graduada del colegio, Ángela Garzón decidió estudiar ciencias políticas en la Universidad Nacional. Duró un semestre y cambió de parecer sobre su vocación; terminó inscribiéndose el año siguiente a la facultad de filosofía. “Ahí me sentí muy bien. Siempre me gustó la filosofía política, el análisis de la situación del país no solo en política, sino más bien en lo social”. Sus estudios se vieron interrumpidos un año, luego de la muerte de su hermana, cuando decidió vivir en Nueva York y luego en Praga, República Checa.

Al finalizar sus estudios hizo las pasantías en la Dirección de Derechos Humanos y Derecho Internacional Humanitario de la Cancillería. Luego trabajó en la Comisión Nacional de Televisión como asesora de contenidos y de desarrollo en la televisión pública. Posteriormente pasó a la Alcaldía de Bogotá. Toda su carrera ha sido en lo público, pero en bajo perfil.

Angela-Garzón-3

Lo que más extraña de su niñez y juventud son las vacaciones familias de fin de año. Hacían paseos de olla a ríos en el Valle y disfrutaban de la Feria de Cali.

“Siempre me ha gustado más hacer los proyectos. Mi carrera ha sido escalada. Empecé como técnica en el sector público, más no como jefe. Hice el aprendizaje que le toca hacer a casi todo mundo”, explica antes de recordar que durante la campaña de su papá a la Gobernación del Valle, e incluso a la de la Vicepresidencia de la República, tuvo que mantenerse al margen, debido a su posición como funcionaria. Solo estuvo junto a su padre cuando niña, durante marchas sindicales que poco entendía. No pudo en dichas oportunidades visualizar de frente una campaña política, pero no obstante se siente muy preparada para emprender la suya propia. La clave, dice, es estar con la gente, acercárseles y escucharlos para luego actuar a su favor.

Quiere desligarse del título de ‘delfín de la política’, pues justifica que su carrera en ascenso no es una corona otorgada de la nada. “Te cuento que a veces me cuesta entender que soy la hija del vicepresidente, como que no caigo en cuenta. Esa parte no es tan fácil porque todo mundo supone que lo tienes todo. Para muchos, lo que logres hacer no lo ven como tu mérito, sino de él (Angelino). Más que un privilegio es un compromiso muy grande”.

Confiesa que lo que más se le ha dificultado es acostumbrarse a sus esquemas de seguridad, luego de que hasta hace algunos años viajaba en bus público o caminaba tranquila por la calle. Sin embargo es consciente que las ataduras por seguridad se incrementarán si obtiene su próximo logro: llegar al Congreso como Representante a la Cámara por Bogotá.

-¿Quién la convenció de entrar al Partido Liberal?- le pregunto.

-Siempre me ha gustado el Partido Liberal. Tuve ofrecimiento de varios partidos este año. Reflexioné mucho sobre dónde me sentiría cómoda y acá me siento cómoda, identificada. La persona que me convenció finalmente a entrar fue Simón Gaviria. Por él siento aprecio muy grande  y admiración.

-¿Cuáles otros partidos le hicieron oferta?

-Varios, pero no te voy a decir nombres.

– ¿Supongo que no de la orilla conservadora?

-(Risas), de muchos partidos, pero lo importante es con quién decidí: el Liberal.

Angela Garzón, Kienyke

Una de sus apuestas si llega al Congreso tiene que ver con acabar con las barreras a los jóvenes para acceder a la educación y al empleo. 

“Los liberales han sido los de las luchas de avanzada. La abolición de la esclavitud la hizo el Partido Liberal; también el derecho a voto de la mujer, y la ley 70 de derechos para la población afrocolombiana”. Entonces cabe cuestionarle a la nueva aspirante liberal a la Cámara por algunos temas espinosos que dividen a la opinión.

-¿Aborto? – le planteo para conocer su opinión.

– Como persona no estoy de acuerdo. Pero es una decisión de cada mujer.

– ¿Matrimonio homosexual?

-Son principios liberales. Cada cual debe decidir, sin hacer daño al otro, sus propios derechos. El actuar bien y defender tus derechos, siempre y cuanto no vulneres los de otros. Los derechos de uno van hasta cuando se afecten los de los demás. Siempre debe respetarse lo que uno piensa.

-¿Adopción por parte de parejas del mismo sexo?

-Cada caso se evalúa. La adopción es un tema que debe adecuarse a cada familia, sin importar condición sexual. Se debe pensar siempre en proteger derechos de los niños que sean adoptados.

-¿Regularización o legalización de la droga?

-Se debe analizar desde un punto de vista de salud pública, que se debe pensar en campañas de prevención.

– ¿Proceso de paz con las Farc?

-Se debe hacer todo en Colombia por lograr la paz. Es un tema que el presidente ha manejado con discreción y se necesita. Digo sobre esto que se deben escuchar a las víctimas.

-¿Ciertos miembros de una clase política corrupta aún dentro del poder?

– Yo no juzgo nunca a la gente. Y no digo que tal es tal cosa si la justicia no ha comprobado.

Dice que la batalla con la que pretende pisar fuerte dentro del capitolio es el precario acceso a educación y empleo especialmente en la juventud. “Como joven sé lo difícil que es conseguir trabajo, independizarse, pagarse la seguridad social. Es un tema preocupante y hay que solucionarlo; si los jóvenes no tienen empleo no pueden pensar en su bienestar y el de su entorno”.

Heredará de su padre, dice, la voz de sectores golpeados. Los campesinos, las víctimas del sistema de salud, pues ella vivió dificultades en la atención de su mamá y la esposa de Angelino, y sobre todo la justicia, pues su familia sufre de una herida que no sanará hasta conocer la verdad y romper el círculo de impunidad que rodea el crimen de su hermana.

Anuncios

Etiquetas: , ,

About Noticias Manizales

Noticias Acerca de Manizales Colombia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: